Urantia Ecuador

Elevando la Percepcion Espiritual

Jesús y la Salvación...

  Jesús quiso vivir una vida mortal plena en la carne en Urantia. La muerte es, ordinariamente, parte de la vida. La muerte es el último acto del drama mortal. En vuestros esfuerzos bien intencionados para escapar a los errores supersticiosos de la falsa interpretación del significado de la muerte en la cruz, debéis evitar el grave error de no percibir el auténtico significado y la verdadera importancia de la muerte del Maestro.

El Padre en el cielo nunca concibió una injusticia tan burda como la de condenar un alma mortal por las malas acciones de sus antepasados. Tampoco fue la muerte del Maestro en la cruz un sacrificio consistente en pagarle a Dios una deuda que la raza humana le debía.

 

Antes de que Jesús viviese en la tierra, tal vez podríais haber estado justificados en creer en un Dios semejante, pero no podéis pensar así desde que el Maestro vivió y murió entre vuestros semejantes mortales. Moisés enseñó la dignidad y la justicia de un Dios Creador; pero Jesús representó el amor y la misericordia de un Padre celestial.

 

La naturaleza animal —la tendencia al mal— puede ser hereditaria, pero el pecado no se transmite de padre a hijo. El pecado es el acto deliberado y consciente de rebeldía contra la voluntad del Padre y las leyes de los Hijos cometido por una criatura volitiva.

 

Aunque los mortales de los reinos tenían salvación aun antes de que Jesús viviese y muriese en Urantia, es sin embargo un hecho de que su autootorgamiento en este mundo iluminó grandemente el camino de la salvación; su muerte mucho hizo por aclarar para siempre la certeza de la sobrevivencia mortal después de la muerte en la carne.

 

Aunque no sea adecuado hablar de Jesús como de uno que se sacrifica, un rescatador, o un redentor, es totalmente correcto referirse a él como un salvador. El hizo para siempre más claro y seguro el camino de la salvación (sobrevivencia); mostró mejor y más certeramente el camino de la salvación para todos los mortales de todos los mundos del universo de Nebadon.

 

La salvación debe darse por sentado por los que creen en la paternidad de Dios. La mayor preocupación del creyente no debe ser el deseo egoísta de la salvación personal sino más bien el impulso altruista al amor, y por lo tanto al servicio del prójimo así como Jesús amó y sirvió a los hombres mortales.

 

La salvación humana es real; está basada en dos realidades que pueden ser captadas por la fe de la criatura e incorporarse de esa manera a la experiencia humana de cada individuo: el hecho de la paternidad de Dios y su verdad correlacionada, la hermandad del hombre. Es verdad, después de todo, que se os «perdonarán vuestras deudas, aun como vosotros perdonáis a vuestros deudores». Pág.- 2016 y 2017

 

La cruz por siempre muestra que la actitud de Jesús hacia los pecadores no fue ni de condenar ni de condonar, sino más bien de salvación eterna y amante. Jesús es en verdad un salvador en el sentido de que su vida y su muerte atraen a los hombres a la bondad y a la sobrevivencia recta. Jesús ama tanto a los hombres que este amor despierta la respuesta amorosa en el corazón humano.

 

Los sufrimientos de Jesús no se limitaron a su crucifixión. En realidad, Jesús de Nazaret pasó más de veinticinco años en la cruz de la existencia mortal real e intensa. El verdadero valor de la cruz consiste en el hecho de que fue la expresión suprema y final de su amor, la revelación completa y plena de su misericordia. Datos del  Libro de URANTIA.

 


El Espíritu de la Verdad

 

Siendo que Jesús estuvo entre los hombres, todos los creyentes experimentarían una sensación de soledad de no ser por el advenimiento del Espíritu de la Verdad, destinado a morar en el corazón de los hombres. Pág.-2061

Este otorgamiento del espíritu del Hijo preparó eficazmente la mente de todos los hombres normales para el otorgamiento universal subsiguiente del espíritu del Padre (el Ajustador) sobre toda la humanidad. En cierto sentido, este Espíritu de la Verdad es el espíritu tanto del Padre Universal como del Hijo Creador. No cometas el error de esperar que tendrás intelectualmente una poderosa conciencia del Espíritu de la Verdad derramado. Pág.-2061

El espíritu no crea nunca una conciencia de sí mismo, sino tan sólo una conciencia de Micael, el Hijo. Desde el principio, Jesús enseñó que el espíritu no hablaría de sí mismo. La prueba, por lo tanto, de tu asociación con el Espíritu de la Verdad no se puede encontrar en tu conciencia de este espíritu sino más bien en tu experiencia de una asociación enaltecida con Micael. Pág.-2061

El espíritu también vino para ayudar a los hombres a recordar y comprender las palabras del Maestro, así como también para iluminar y volver a interpretar su vida en la tierra. También, el Espíritu de la Verdad vino para ayudar al creyente a atestiguar las realidades de las enseñanzas de Jesús y de su vida tal como la vivió en la carne, y tal como él ahora nuevamente la vive otra vez en cada creyente de cada generación de hijos de Dios llenados del espíritu. Pág.-2061

Así pues es evidente que el Espíritu de la Verdad viene en realidad para conducir a todos los creyentes a toda la verdad, al conocimiento cada vez más amplio de la experiencia de la conciencia espiritual viva y creciente de la realidad de la filiación con Dios eterna y ascendente. Jesús vivió una vida que es una revelación del hombre sometido a la voluntad del Padre, no un ejemplo que cada hombre deba intentar seguir al pie de la letra. Pág.-2061

El término «bautismo del espíritu», cuyo uso comenzó a generalizarse alrededor de esta época, significó simplemente la recepción consciente de este don del Espíritu de la Verdad y el reconocimiento personal de este nuevo poder espiritual, como acrecentamiento de todas las influencias espirituales previamente experimentadas por las almas conocedoras de Dios. Pág.-2061  

A partir del envío del Espíritu de la Verdad, el hombre está sujeto a la enseñanza y guía de una triple dote espiritual: el espíritu del Padre, el Ajustador del Pensamiento; el espíritu del Hijo, el Espíritu de la Verdad; el espíritu del Espíritu, el Espíritu Santo. Pág.-2061/ 2062

Así pues, el don del Espíritu de la Verdad trajo al mundo y a sus pobladores el último de los dones espirituales, cuyo propósito es ayudar a la búsqueda ascendente de Dios. Pág.-2062

                  

LA MUERTE DE JESÚS EN RELACIÓN CON LA PASCUA

 

             

No existe una relación directa entre la muerte de Jesús y la Pascua judía. Es verdad que el Maestro entregó su vida en la carne en este día, el día de preparación para la Pascua judía, y alrededor de la hora en que se sacrificaba los corderos pascuales en el templo. Pero este acontecimiento coincidente no indica de ninguna manera que la muerte del Hijo del Hombre en la tierra tenga relación alguna con el sistema sacrificatorio judío. Jesús era judío, pero como Hijo del Hombre era un mortal de los reinos. Los acontecimientos ya narrados que condujeron a esta hora de crucifixión inminente del Maestro son suficientes para indicar que su muerte aproximadamente en ese momento fue un asunto puramente natural y en manos de los hombres.

Fue el hombre y no Diosquien planeó y ejecutó la muerte de Jesús en la cruz. Es verdad que el Padre se negó a interferir en la marcha de los acontecimientos humanos en Urantia, pero el Padre en el Paraíso no decretó, no demandó, ni requirió la muerte de su Hijo de la manera como se la llevó a cabo en la tierra. Es un hecho que de alguna forma, tarde o temprano, Jesús habría tenido que despojarse de su cuerpo mortal, dando fin a su encarnación, pero podría haberlo hecho de maneras incontables, sin morir en una cruz entre dos ladrones. Todo esto fue obra del hombre, no de Dios.

A la hora del bautismo del Maestro, él ya había cumplido con la técnica de la experiencia requisita en la tierra y en la carne, necesaria para que concluyera su séptimo y último autootorgamiento en el universo. Se cumplió en este mismo momento el deber de Jesús en la tierra. Toda la vida que vivió después de eso, y aun la forma de su muerte, fue un ministerio puramente personal de su parte para bienestar y elevación de las criaturas mortales en este mundo y en otros mundos.

El evangelio de la buena nueva de que el hombre mortal puede, por la fe, llegar a ser consciente espiritualmente de que él es hijo de Dios, no depende de la muerte de Jesús. Es verdad, en efecto, que este evangelio del reino ha sido enormemente iluminado por la muerte del Maestro, pero lo fue aun más por su vida.

Todo lo que el Hijo del Hombre dijo o hizo en la tierra embelleció grandemente las doctrinas de la filiación con Dios y de la hermandad de los hombres, pero estas relaciones esenciales de Dios y de los hombres son inherentes en los hechos universales del amor de Dios por sus criaturas y de la misericordia innata de sus Hijos divinos. Estas relaciones conmovedoras y divinamente hermosas entre el hombre y su Hacedor en este mundo y en todos los otros a lo largo y a lo ancho del universo de los universos, han existido desde la eternidad; y no son en sentido alguno dependientes de esas actuaciones periódicas de autootorgamiento de los Hijos Creadores de Dios, quienes así toman la naturaleza y semejanza de las inteligencias creadas por ellos, como parte del precio que deben pagar para adquirir finalmente la soberanía ilimitada de sus respectivos universos locales.

El Padre en el cielo amaba de igual manera al hombre mortal en la tierra antes de la vida y muerte de Jesús en Urantia que después de esta exhibición trascendental de asociación de hombre y Dios. Esta poderosa transacción de la encarnación del Dios de Nebadon como hombre en Urantia no podía aumentar los atributos del Padre eterno, infinito y universal, pero sí enriqueció y esclareció a todos los demás administradores y criaturas del universo de Nebadon. Aunque el Padre en el cielo no nos ama más por esta encarnación de Micael, todas las demás inteligencias celestiales sí lo hacen. Y esto se debe a que Jesús reveló, no solamente a Dios al hombre, sino asimismo hizo una nueva revelación del hombre a los Dioses y a las inteligencias celestiales del universo de los universos.

Jesús no está a punto de morir como sacrificio por el pecado. El no expía la culpa moral innata de la raza humana. La humanidad no tiene tal culpa racial ante Dios. La culpa es puramente una cuestión de pecado personal y rebeldía deliberada y de sabiendas contra la voluntad del Padre y la administración de sus Hijos.

El pecado y la rebelión nada tienen que ver con el plan fundamental de autootorgamientos de los Hijos de Dios Paradisiacos, aunque nos parezca que el plan de salvación es una característica provisional del plan autootorgador.

La salvación de Dios para los mortales de Urantia habría sido igualmente eficaz y perfectamente certera si Jesús no hubiese sido puesto a muerte por las manos crueles de mortales ignorantes. Si los mortales de la tierra hubieran recibido favorablemente al Maestro y si él hubiera partido de Urantia por abandono voluntario de su vida en la carne, el hecho del amor de Dios y de la misericordia del Hijo —el hecho de la filiación con Dios— de ninguna manera habría sido afectado. Vosotros los mortales sois hijos de Dios, y sólo una cosa se requiere para que esta verdad se vuelva un hecho en vuestra experiencia personal, y ésa es: vuestra fe nacida del espíritu. Pág.-2002/2003  -Tomado del Doc. Nº186 del Libro de Urantia-

                

El Bien, El Mal; El Pecado y La Iniquidad

Hermano mío, el bien y el mal no son solo sino palabras que simbolizan niveles relativos de la comprensión humana del universo observable. Si eres éticamente holgazán y socialmente indiferente, puedes tomar como tu norma del bien las costumbres sociales corrientes. Si eres espiritualmente indolente y sin anhelos de progreso moral, puedes tomar como norma del bien las prácticas y tradiciones religiosas de tus contemporáneos.

Pero el alma que sobrevive más allá del tiempo y que emerge en la eternidad, debe hacer una elección viviente y personal entre el bien y el mal tal como están definidos por los verdaderos valores de las normas espirituales establecidas por el espíritu divino que el Padre celestial ha enviado a residir dentro del corazón del hombre.

Este espíritu residente es la norma de la supervivencia de la personalidad. Los individuos espiritualmente ciegos que siguen lógicamente los dictados de la ciencia, las costumbres sociales y el dogma religioso están en grave peligro de sacrificar su libertad moral y de perder su libertad espiritual. Tal alma está destinada a convertirse en un papagayo intelectual, un autómata social y un esclavo de la autoridad religiosa.

La bondad siempre avanza hacia nuevos niveles de creciente libertad de autorrealización moral y de alcance de la personalidad espiritual-el descubrimiento del ajustador residente y la identificación con él. La bondad es viviente, relativa, siempre progresiva, invariablemente una experiencia personal y sempiternamente correlacionada con el discernimiento de la verdad y de la perfección.

La presencia del bien y del mal en el mundo es, en sí misma, una prueba positiva de la existencia y de la realidad de la voluntad moral del hombre, la personalidad, que así identifica estos valores y es capaz de elegir entre estos.

La posibilidad del mal es necesaria para la elección moral, pero la actualidad del mal no es necesaria. El mal se vuelve una realidad de la experiencia personal solo cuando una mente moral hace del mal su elección.

¿Es que el renacimiento es necesario para liberarse del control del diablo? Maestro, ¿Qué es el mal? Al oír Jesús estas preguntas le dijo a Tomás: "No cometas el error de confundir el mal con el diablo, más correctamente llamado el inicuo.

El que vosotros llamáis el diablo es hijo del amor propio, aquel alto administrador que se rebeló a sabiendas y deliberadamente contra el gobierno de mi Padre y de sus Hijos leales. Pero ya yo subyugué a estos rebeldes pecaminosos. Aclara en tu mente estas actitudes diferentes hacia el Padre y su universo. No olvides nunca estas leyes relacionadas con la voluntad del Padre:

"El mal es la transgresión inconsciente o sin intención de la ley divina, la voluntad del Padre. El mal es, del mismo modo, la medida de la imperfección de la obediencia a la voluntad del Padre."

"El pecado es la transgresión consciente, conocedora y deliberada de la ley divina, la voluntad del Padre. El pecado es la medida de la renuencia a la guía divina y a la dirección espiritual".

"La iniquidad es la transgresión voluntaria, decidida y persistente de la ley divina, la voluntad del Padre. La iniquidad es la medida del rechazo constante del plan amante del Padre para la supervivencia de la personalidad y del ministerio misericordioso de los hijos para la salvación".

"Por naturaleza, antes del renacimiento del espíritu, el hombre mortal está sujeto a inherentes tendencias perversas pero estas imperfecciones naturales de conducta, no constituyen ni pecado ni iniquidad. El hombre mortal recién empieza su larga ascensión hacia la perfección del Padre en el Paraíso. El que uno es imperfecto o parcial en lo que la naturaleza le otorgó, no es pecaminoso."

"El hombre está en verdad sujeto al mal, pero no es en ningún sentido hijo del diablo, a menos que escoja a sabiendas y deliberadamente los caminos del pecado y una vida de iniquidad. El mal es inherente al orden natural de este mundo, pero el pecado es una actitud de rebelión consciente que fue traída a este mundo por los que cayeron de la luz espiritual a las profundísimas tinieblas".

Es verdad que los hombres son malos por naturaleza, pero no son necesariamente pecadores. El nuevo nacimiento – el bautismo del espíritu – es esencial para liberarse del mal y necesario para entrar al reino del cielo, pero no menoscaba el hecho de que el hombre es hijo de Dios.

"Digáis lo que digáis sobre el Hijo del Hombre, se os perdonará; pero el que presuma blasfemar contra Dios, difícilmente encontrará perdón. Cuando los hombres llegan hasta el extremo de asignar las obras de Dios a las fuerzas del mal, estos rebeldes deliberados difícilmente buscarán el perdón de sus pecados".

"No debéis atacar las viejas costumbres; más bien habéis de mezclar hábilmente la levadura de la nueva verdad en la masa de las antiguas creencias. Dejad que el Espíritu de la Verdad realice su obra. Dejad que la controversia se produzca solo cuando los que desprecian la verdad os fuercen a ello. Pero cuando os ataca el descreído obstinado, no titubeéis en defender vigorosamente la verdad que os ha salvado y santificado".

"A lo largo de las vicisitudes de la vida, recordad siempre que debéis amaros unos a los otros. No luchéis con los hombres, ni siquiera con los incrédulos. Manifestad misericordia aún a los que con desprecio os insultan.

Mostrad que sois ciudadanos leales, artesanos nobles, vecinos dignos de encomio, parientes devotos, padres comprensivos y creyentes sinceros en la hermandad del reino del Padre. Y mi Espíritu estará sobre vosotros, ahora y aún hasta el fin del mundo". Pág.-1457-1659-1660-1820-1932-

 Otras citas... El pecado en el espacio condicionado por el tiempo, prueba claramente la libertad temporal, aun la licencia de la voluntad finita. El pecado ilustra la inmadurez deslumbrada por la libertad de la voluntad relativamente soberana de la personalidad, que al mismo tiempo no es capaz de percibir las obligaciones y deberes supremos de la ciudadanía cósmica. Pág.-1301

La posibilidad del mal es necesaria para la elección moral, pero la actualidad del mal no es necesaria. Una sombra es relativamente real. El mal actual no es necesario como experiencia personal. El mal potencial actúa igualmente bien como estímulo para la decisión en los reinos del progreso moral en los niveles más bajos del desarrollo espiritual. El mal, se vuelve una realidad de la experiencia personal, sólo cuando una mente moral, hace del mal su elección. Pág.-1458

Jesús enseñó que el pecado no es hijo de una naturaleza defectuosa, sino mas bien el descendiente de una mente conocedora, dominada por una voluntad no sumisa.  Sobre el pecado, enseñó que Dios ha perdonado; que nosotros podemos disponer personalmente de ese perdón mediante el acto de perdonar a nuestros semejantes.  Cuando perdonas a tu hermano en la carne, creas de esa manera en tu alma, la capacidad para recibir la realidad del perdón de Dios por tus errores. Pág.-1861-Datos del Libro de Urantia-

              ***************************************

El Alma del Hombre...evolución

                   

El alma del hombre es una adquisición experiencial. A medida que la criatura mortal elige <<hacer la voluntad del Padre en el cielo>>, el espíritu residente se vuelve padre de una nueva realidad en la experiencia humana. La mente mortal y material es la madre de esta misma realidad que surge.

La sustancia de esta nueva realidad no es material ni espiritual-es moroncial. Ésta es el alma inmortal naciente destinada a sobrevivir la muerte mortal y comenzar la ascensión al Paraíso.  Pág.-8

Tu Ajustador es el poder, privilegio y posibilidad de supervivencia, que tan plena y eternamente os distingue de las meras criaturas animales. Estos custodios fieles de la carrera futura infaliblemente duplican toda creación mental en una contraparte espiritual; así lenta y seguramente te recrean como verdaderamente eres (solo espiritualmente) para la resurrección en los mundos de supervivencia. Pág.-1193

Los errores de la mente mortal y las equivocaciones de la conducta humana pueden atrasar marcadamente la evolución del alma, aunque no pueden inhibir dicho fenómeno moroncial una vez que éste haya sido iniciado por el Ajustador residente con el consentimiento de la voluntad de la criatura. Pág.-1218

La personalidad humana se identifica con la mente y el espíritu, vinculados en enlace funcional por la vida en un cuerpo material. Este enlace funcional de mente y espíritu no da como resultado una combinación de las cualidades o atributos de la mente y del espíritu, sino más bien da un valor universal enteramente nuevo, original y único de perduración potencialmente eterna: el alma.  Pág.-1218

El alma moroncial es hija del universo y tan solo se la puede llegar a conocer a través del discernimiento cósmico y del descubrimiento espiritual.  Pág.-1215

Antes de que el hombre se diera cuenta de que un espíritu divino engendró su alma en evolución, se creía que esta residía en diversos órganos físicos, el ojo, el hígado, el riñón, el corazón y mas adelante, el cerebro.  Pág.-1215

La mente es el terreno humano  del cual el  espíritu Monitor debe evolucionar el alma moroncial con la cooperación de la personalidad anfitriona.  Pág.-1216

...después de la muerte y después de la resurrección en el mundo de estancia, la personalidad humana está completamente identificada con el yo moroncial. El alma, de este modo, es el embrión del futuro vehículo moroncial de la identidad de la personalidad.  Pág.-1219

El alma comparte las cualidades tanto de la mente humana como del espíritu divino, pero persistentemente evoluciona hacia el aumento del control espiritual y del dominio divino a través de la acción de fomentar una función de la mente cuyos significados tratan de coordinar con el verdadero valor espiritual. Pág.-1219

La carrera mortal, la evolución del alma, es no tanto un período de prueba como un período de capacitación.

Siempre y cuando el alma moroncial evolutiva del hombre se satura de verdad, belleza y bondad como valor-realización de la conciencia acerca de Dios, el ser resultante se volverá indestructible.  Pág.-1219

El alma es aquella parte del hombre que es autorreflexiva, discierne la verdad y percibe el espíritu, elevando por siempre al ser humano por encima del nivel del mundo animal. La autoconciencia por si sola, no es el alma. Pág.-1478

El alma del hombre no puede existir aparte del pensamiento moral y de la actividad espiritual. Un alma estancada es un alma moribunda. Pero el alma del hombre es distinta del espíritu divino que reside dentro de la mente.  El espíritu divino llega simultáneamente con la  primera actividad moral de la mente humana, y esa es la ocasión del nacimiento del alma.

La salvación o pérdida de un alma dependen de si la conciencia moral alcanza o no un estado de supervivencia a través de la alianza eterna con su dote espiritual e inmortal asociada.  Pág.-1478

La ciencia material no puede demostrar la existencia del alma, ni tampoco puede demostrarla una prueba puramente espiritual.  Aunque tanto la ciencia material como las normas espirituales no puedan demostrar la existencia del alma humana, todo mortal moralmente consciente conoce la existencia de su alma como una verdadera y real experiencia personal.  Pág.-1478

Si al sobrecogerte  la muerte, has alcanzado el tercer círculo o un reino más alto y por lo tanto se te ha asignado un guardián personal de destino, y si éste certifica incondicionalmente que la transcripción final del resumen del carácter de supervivencia presentado por el Ajustador y, si tanto el serafín como el Ajustador concuerdan esencialmente en cada artículo de sus registros y recomendaciones de vida, si los Censores Universales y sus asociados reflexivos de Uversa confirman estos datos y lo hacen sin reservas ni dudas, en tal caso los Ancianos de los Días envían el mandato de posición avanzada por los circuitos de comunicación a Salvingtón, y, con este mandato, los tribunales del Soberano de Nebadón decretarán el pasaje inmediato del alma sobreviviente a las salas de resurrección de los mundos de estancia. Pág.-1231

              

                                  -Datos del Libro de Urantia-

El Libre Albedrío y Nuestros Caminos

                    

No se puede evitar la posibilidad de la autodestrucción cósmica, si la personalidad en evolución ha de ser verdaderamente libre en el ejercicio de la voluntad finita. Pág.-1301

En las creaciones del tiempo y el espacio, el libre albedrío está cercado de restricciones de limitaciones. La evolución de la vida material es primero mecánica, luego activada por la mente y (después de la dotación de la personalidad), puede llegar a ser dirigida por el espíritu. Pág.- 1301

El espíritu libera, y el mecanismo limita la función de la voluntad. La elección imperfecta, no controlada por el mecanismo ni identificada con el espíritu, es peligrosa e inestable. La dominancia mecánica asegura la estabilidad en detrimento del progreso; la alianza con el espíritu libera la elección del nivel físico y al mismo tiempo asegura la estabilidad divina producida por un mayor discernimiento universal y una mayor comprensión cósmica. Pág.-1301

<<Sois el templo de Dios, y el espíritu de Dios mora en vosotros.>> No es suficiente que se haya derramado este espíritu sobre vosotros; el Espíritu divino debe dominar y controlar cada fase de la experiencia humana. Pág.-381

La capacidad de rehusar la supervivencia no data de los tiempos de la rebelión de Lucifer. El hombre mortal ha poseído siempre la dote de la elección del libre albedrío, en cuanto a la carrera al Paraíso. Pág.-620 -Datos del Libro de Urantia

               *******************************************

El Amor

                                                         

  “Dedica tu vida a la demostración de que el amor,

              es la cosa más grande del mundo.”

Es el amor de Dios el que impulsa a los hombres a buscar la salvación. El amor es el antecesor de toda bondad espiritual, la esencia de lo verdadero y de lo bello. Pág.-2047

Las personalidades espirituales de la vasta familia del Espíritu Divino e Infinito, están por siempre dedicadas al servicio del ministerio del amor de Dios y de la misericordia del Hijo para con todas las criaturas inteligentes de los mundos evolutivos del tiempo y del espacio. Estos seres espirituales constituyen la escala viviente por la cual el hombre mortal puede ascender del caos a la gloria. Pág.-107

<<Dios es Amor>> por lo tanto su actitud personal única hacia los asuntos del universo es siempre una reacción de afecto divino. Pág.-38

La mayor manifestación del amor divino para con los seres mortales es la dádiva de los Ajustadores del Pensamiento, pero vuestra mayor revelación del amor del Padre, se ve en la vida de otorgamiento de su Hijo Miguel, que vivió en la tierra el ideal de la vida espiritual. Pág.-40

El amor del Padre está con nosotros ahora y a través del círculo sin fin de las edades eternas.  Es el Ajustador residente quien individualiza el amor de Dios para cada alma humana. Pág.-40

Las miríadas de sistemas planetarios se formaron para que finalmente las habitaran muchos tipos diferentes de criaturas inteligentes, seres que pudieran conocer a Dios, recibir el afecto divino, y amarle a su vez. Pág.-21

El amor es la manifestación exterior del impulso divino e interior de la vida. Está fundado en la comprensión, alimentado por el servicio altruista, y perfeccionado en la sabiduría. Cuando un hombre sabio, comprende los impulsos interiores de sus semejantes, los amará. Y cuando amáis a vuestro hermano ya le habéis perdonado. Esta capacidad de comprender la naturaleza humana y olvidar sus errores aparentes, es divina. Pág.-1898

Todo amor verdadero viene de Dios, y el hombre recibe el afecto divino así como él mismo dona su amor a sus semejantes. El amor es dinámico. No puede ser apresado jamás; está vivo, libre, conmovedor y siempre en movimiento. Pág.-1289

No puedes realmente amar a tus semejantes por un simple acto de tu voluntad. El amor tan solo nace de la comprensión completa de las motivaciones y sentimientos de tus semejantes. No es tan importante amar a todos los hombres hoy, como lo es que cada día aprendas a amar aún, a uno mas entre los seres humanos. El amor es contagioso, y cuando la devoción humana es inteligente y sabia, el amor es más contagioso que el odio. Pág.-1098

Si alguien te irrita, te produce sentimientos de resentimiento, debes buscar con simpatía el discernimiento de su punto de vista, sus razones de una conducta tan censurable. Una vez que entiendas a tu prójimo, te volverás tolerante, y esta tolerancia crecerá en amistad y madurará en el amor. Pág.-1098

Conocer a nuestros hermanos y hermanas, entender sus problemas y aprender a amarlos, es la suprema experiencia de la vida. Pág.-1431

Si tan solo aprendéis a amar a los que os aman, estaréis destinados a vivir una vida limitada y mezquina. Pág.-1739

...Jesús enseñó a sus seguidores a manifestar amor paterno en vez de amor fraterno. El amor fraterno, significa amar al prójimo como a uno mismo, y esto sería el cumplimiento adecuado de la << regla de oro >>. Pero el afecto paterno requiere que ames a tus semejantes como Jesús te ama a ti. Pág.-1573

Cuando los hombres buscan a DIOS, lo buscan todo. Cuando encuentran a DIOS han encontrado todo. La búsqueda de DIOS es el don ilimitado de amor acompañado por descubrimientos sorprendentes de amor nuevo y aun más grande capaz de ser donado. Pág.-1289 -Datos del Libro de Urantia-

                       

Andón y Fonta

    Brevísimo relato sobre nuestros ancestros humanos primitivos...

El gran acontecimiento  de este  período glacial, fue la evolución del hombre primitivo. Un poco hacia el oeste de la  India, sobre tierra que presentemente está sumergida, y entremezclados con la cría de animales emigrados al Asia, descendientes de los tipos  norteamericanos de lémures, aparecieron repentinamente los mamíferos protohumanos.

Hace 1.000.000 de años Urantia fue registrada en calidad de mundo habitado. Una mutación dentro de la raza de los primates, la cual iba progresando, produjo repentinamente dos seres humanos primitivos, los auténticos antepasados de la humanidad.  Pág.-700

Hace alrededor de un millón de años los antepasados inmediatos del género humano aparecieron por primera vez mediante tres mutaciones sucesivas y repentinas, siendo el resultado de la raza primitiva del tipo de lémur de los mamíferos placentarios.  Pág.-703

Ya tempranamente en la carrera de los mamíferos protohumanos, moraba una pareja superior de estas ágiles criaturas  encaramada en la copa de un árbol, y ahí nacieron gemelos, un macho y una hembra. En comparación con sus antepasados, eran criaturitas verdaderamente hermosas. Tenían pocos pelos en el cuerpo, pero esto no constituyó una desventaja, pues vivían en un clima cálido y estable.  Pág.-704

Caminaban erguidos, disponiendo de pies casi tan bien adaptados para andar como los de las razas humanas posteriores. Sus cerebros eran inferiores a los de los seres humanos y mas pequeños, pero muy superiores a los de sus antepasados y, comparativamente, mucho mas grandes.

Los gemelos exhibieron desde temprana edad, una inteligencia superior y al poco tiempo, fueron reconocidos como jefes de la entera tribu de los mamíferos protohumanos, instituyendo en rigor una forma primitiva de organización social, y un rudimento de división del trabajo.

Estos hermanos se aparearon y, al poco tiempo, gozaron de la compañía de veintiún hijos, muy similares así mismos, todos de mas de un metro y veinte centímetros de altura y, en todos los aspectos, superiores a la especie atávica. Este grupo formó el núcleo  de los mamíferos intermedios.   Pág.-705

A estos animales, que iban evolucionando, les faltaba poco para ser supersticiosos. Poco tiempo después de terminar de construir su casa, esta pareja, veteranos de tantas luchas, llegaron a ser los orgullosos padres de gemelos, los animales mas interesantes e importantes que jamás hubieran nacido en el mundo hasta entonces, pues eran los primeros de la especie nueva de primates, el próximo paso vital en la evolución prehumana. Pág.-706

Contemporáneamente con el nacimiento de estos primates gemelos, otra pareja –un macho y una hembra particularmente retrasados de la tribu de los mamíferos intermedios, una pareja que era mental  y físicamente inferior- también parieron gemelos. Estos gemelos, un macho y una hembra, eran indiferentes a la conquista; solo se ocupaban de la consecución del sustento y, puesto que no comían carne, al poco tiempo perdieron todo interés en la caza. Estos gemelos retrasados fueron los fundadores de las tribus símicas modernas.  Pág.-706

El hombre moderno y los simios, en efecto, descendieron de la misma tribu y especie, pero no de los mismos progenitores.  Pág.-706

Volviendo al nacimiento de los gemelos superiores, un macho y una hembra, a los dos destacados miembros de la tribu de los mamíferos intermedios: estas crías fueron de una índole insólita; tenían aún menos pelos en el cuerpo que sus padres y, de muy pequeños, ya insistían en caminar erguidos. Sus antepasados siempre aprendían a caminar sobre las patas traseras, pero estos primates gemelos se irguieron desde el principio.  

Alcanzaron a medir más de un metro y medio de altura, y sus cabezas crecieron más en comparación con las de los demás de la tribu. Aunque aprendieron, a temprana  edad, a comunicarse el uno con el otro por medio de señas y sonidos, nunca pudieron  hacer que su pueblo entendiera    estos símbolos nuevos.  Pág.-707

Como a los catorce años de edad, huyeron de la tribu hacia el oeste, para criar su familia y establecer la nueva especie de primates. Y estas criaturas nuevas se denominan muy propiamente primates, ya que fueron los antepasados animales  directos e inmediatos de la familia humana misma. Las dimensiones del esqueleto de esta especie nueva eran muy similares a las de las razas primitivas.

El tipo humano de mano y pie había llegado a su pleno desarrollo, y estas criaturas sabían caminar y hasta correr tan bien como cualquiera de sus descendientes humanos posteriores.  Abandonaron por lo general el medio arbóreo..... Eran muy sensibles al temor... alcanzaban la madurez a los diez años de edad y cuya vida natural máxima era  de unos cuarenta años. Pág.-707

Ahora pues, tras casi novecientas generaciones de desarrollo, abarcando alrededor de veintiún mil años desde el origen de los mamíferos protohumanos, los primates; súbitamente, dieron a luz a  dos asombrosas criaturas, los primeros verdaderos seres humanos. De este modo, los mamíferos protohumanos, descendientes del tipo norteamericano de lémur, dieron origen a los mamíferos intermedios, y estos mamíferos intermedios, a su vez, produjeron a los primates superiores, que fueron los antepasados directos de la raza humana primitiva. Pág.- 707

Estas dos notables criaturas fueron verdaderos seres humanos. Contaban con dedos pulgares perfectamente humanos, como los habían tenido muchos de sus antepasados, y tenían los pies tan perfectos como los de las razas humanas presentes. Caminaban y corrían, no trepaban; la función de asir con el dedo gordo del pie había desaparecido completamente.

Trepaban al tronco del árbol a manera de oso... Pero el adelanto más extraordinario en el desarrollo emocional fue la aparición repentina de un grupo de sentimientos nuevos que eran realmente humanos: el grupo dado a la adoración, que comprendía el pavor, la reverencia, la humildad e incluso una forma primitiva de gratitud.

Conocían escasamente la compasión, la vergüenza, el reproche y tenían aguda conciencia del amor, el odio y la venganza, siendo susceptibles, además,  a marcados sentimientos de celos.  Pág.-708

Cuando contaban unos nueve años de edad, se fueron río abajo en un día claro y sostuvieron una conferencia de trascendental importancia...  Muy pronto aprendieron a practicar la comunicación verbal, a los diez años ya habían inventado y mejorado un lenguaje de señas y palabras de casi cincuenta ideas... Pág.-708 

En ese día significativo llegaron a convenir en que vivirían el uno con el otro y el uno por el otro, y éste fue el primero de una serie de tales convenios que, por fin, culminaron en la decisión de huir de sus compañeros animales inferiores, y emprender un viaje hacia el norte, poco conociendo que, así, habrían de fundar la raza humana.  Pág.-708   –Datos del Libro de Urantia- (Énfasis propio)

Las Razas Protohumanas del Hombre primitivo  

http://www.ellibro.org/librourantia/luppr062.htm 

La Primera Familia Humana   

http://www.ellibro.org/librourantia/luppr063.htm

 

                         

Que ocurre inmediatamente después de la muerte del tabernáculo mortal...

 

El Hijo Creador, cuando estaba en Urantia, habló de las “muchas moradas en el universo del Padre”. En cierto sentido, los cincuenta y seis mundos que rodean a Jerusem están dedicados a la cultura transicional, de los mortales ascendentes, pero los siete satélites del mundo número uno, se conocen más específicamente como mundos de estancia. Pág.- 530

 

En Urantia pasáis por una prueba breve e intensa durante vuestra vida inicial de existencia material. En los mundos de estancia y a través de vuestro sistema, constelación y universo local,  atravesáis las fases moronciales de la ascensión.  Pág.-158

En los mundos de estancia, los sobrevivientes mortales resurgidos, reanudan su vida exactamente desde donde la interrumpieron cuando los sobrecogió la muerte. El centro mismo de todas las actividades en el primer mundo de estancia es la sala resurreccional, el enorme templo de ensamblaje de la personalidad. Esta estructura gigantesca consiste en el punto central de reunión de los guardianes seráficos del destino, los Ajustadores del Pensamiento,  y los arcángeles de la resurrección.  Pág.- 532

Ningún mortal ascendente puede escapar a la experiencia de criar hijos –los propios o los de otros- Sea en los mundos materiales o posteriormente, en el mundo de los finalistas en Jerusem. Pág.- 531

En todos los mundos de ascensión no encontrarás nada que se asemeje a la intolerancia humana y a las discriminaciones de los sistemas de castas desconsiderados. El mar de cristal hace su aparición, en el segundo mundo de estancia. Pág.-534

Un verdadero nacimiento, de la conciencia cósmica toma lugar en el mundo de estancia número cinco; estás evolucionando un punto de vista universal. Pág.-537

Tendrás conciencia de todas tus experiencias valiosas a medida que avanzas de un mundo de estancia a otro, y de una sección del universo a otra-incluso hasta el Paraíso. Pág.-535

La sombra de la naturaleza mortal se va empequeñeciendo a medida que se asciende por estos mundos uno por uno. Te volverás más y más adorable a medida que dejes atrás los vestigios burdos del origen animal planetario.

“Ascender a través de grandes tribulaciones” hace que los mortales glorificados, se vuelvan compasivos, comprensivos, y tolerantes. Pág.-538 

Una vez que la vida material ha corrido su curso, si no se ha hecho una elección para la vida ascendente,  o si estos hijos del tiempo deciden definitivamente en contra de la aventura a Havona,  la muerte termina automáticamente sus carreras de prueba.  No hay adjudicación en tales casos; no hay resurrección de dicha segunda muerte. Simplemente,  llegan a ser como si no hubiesen sido. Pág.-532

Jerusem, la sede central de vuestro sistema local de Satania, tiene sus siete mundos de cultura de transición, cada uno de los cuales está dentro de un circuito de siete satélites, entre los que están los siete mundos de estancia de detención moroncial, la primera residencia postmortal del hombre. La palabra cielo, tal como a veces se la ha utilizado en Urantia, significa en ocasiones estos siete mundos de estancia, siendo el primer mundo de estancia denominado primer cielo, y así sucesivamente hasta el séptimo.  Pág.-174 

Edentia, la sede central de vuestra constelación de Norlatiadec, tiene sus setenta satélites de socialización cultural y capacitación, en los cuales los seres ascendentes se detienen después de completar el régimen de Jerusem, de comprensión de la personalidad, unificación y realización.  Pág.-174 

Edentia abunda en mesetas fascinadoras, amplias elevaciones de materia física coronada de vida moroncial y esparcida de gloria espiritual, pero no hay cadenas montañosas abruptas tales como existen en Urantia. Existen decenas de miles de lagos resplandecientes y miles de miles de arroyos que los interconectan, pero no hay grandes océanos ni ríos torrenciales.  Se puede circunnavegar Edentia por varias rutas fluviales, aunque el sistema principal de transporte es la atmósfera.  Pág.-485-486

Salvingtón, la capital de Nebadón, vuestro universo local, está rodeada de diez grupos universitarios de cuarenta y nueve esferas cada uno. Aquí el hombre es espiritualizado después de su socialización en la constelación.  Pág.-174

El Miguel de Nebadón es el << Hijo Unigénito>>que personaliza el 611.121 concepto universal de divinidad e infinitud. Su sede está en la triple mansión de luz en Salvingtón. Y esta morada está así ordenada debido a que Miguel, ha experimentado la vida en las tres fases de la existencia de la criatura inteligente: la espiritual, la moroncial, y la material.  Pág.-366

Aunque la sede de Miguel está oficialmente ubicada en Salvingtón, la capital de Nebadón, pasa mucho de su tiempo visitando las sedes de las constelaciones  y los sistemas y hasta los planetas individuales. Pág.-367

Umenor el tercero, la sede central de Ensa, vuestro sector menor, está rodeada de siete esferas dedicadas a los estudios físicos mas elevados de la vida ascendente.

Umayor el quinto, la sede central de Splandón, vuestro sector mayor, está rodeada de setenta esferas de capacitación avanzada intelectual del superuniverso. Pág.- 174 

El sector de Ensa consiste en cien universos locales... Pág.-182

Cada superuniverso tiene un mundo sede central enorme y glorioso y está gobernado por tres Ancianos de los Días. Pág.-166

Uversa, la sede central de Orvontón, vuestro superuniverso, está inmediatamente rodeada de siete altas universidades de capacitación espiritual avanzada para las criaturas volitivas ascendentes.  La gloria, grandeza y perfección de la capital de Orvontón, sobrepasa todas las maravillas de las creaciones del tiempo y del espacio.  Pág.-175  Datos del Libro de Urantia-(Énfasis propio)

            

Si te parece interesante este tema, puedes revisar en el LU Los primero mundos moradas que transitaremos."Los siete Mundos de Estancia" 

http://www.ellibro.org/librourantia/luppr047.htm